Metodologías ágiles

      No hay comentarios en Metodologías ágiles

Escrito por María Cecilia

4 métodos ágil
4 métodos ágil

En nuestro post anterior hablábamos sobre cómo seleccionar la metodología adecuada para tu proyecto, entendiendo que existen varias metodologías ágiles que puedes aplicar.

Lo primero que tienes que saber antes de escoger tu marco de trabajo es el abanico de opciones que tienes a disposición. Esto lo podemos resumir fácilmente en 4 modelos que abren el camino hacia el enfoque ágil:

·       XP (Extreme Programming)

·       Lean Software Development

·       Kanban 

·       Scrum

Puedes ampliar información con otros conceptos interesantes como el Design Thinking y Devops, entre algunos otros.

Una vez que te hayas documentado, tu siguiente paso es entender el objetivo de cada método para identificar qué cosas puedes extraer de cada uno, y cuáles puedes llevar a tu campo de acción. 

Es importante comprender que las metodologías son un marco de referencia que te ayudará a gestionar de mejor forma tus proyectos, pero no debes sesgar tu visión en que tienes que esclavizarte a seguir una de ellas y encasillarte dentro de esa guía. Cada metodología tiene sus ventajas y sus desventajas, y no siempre podrás aplicarlas en su totalidad en cualquier proyecto y contexto.

Por ejemplo, XP Extreme Programming tiene como objetivo producir software de mayor calidad y mayor calidad de vida para el equipo de desarrollo. Sin embargo, entre los marcos ágiles es el más específico con respecto a las prácticas de ingeniería que se consideran apropiadas en el desarrollo de software; por lo que no es aplicable a todo tipo de proyectos ni en todo tipo de entornos.

Si requieres una gran cantidad de pruebas para asegurar la funcionalidad de tu producto y tienes escenarios que limitan esa ejecución, entonces habrá partes del marco que no podrás abordar.

Lean Software Development, es una metodología que contempla los principios Lean que se originaron en el Sistema de Producción de Toyota. Se basa en los 7 principios Lean, pero desde un enfoque en la toma de decisiones para proyectos de software. En líneas generales busca maximizar el valor generado en base a conocer el mercado y determinar qué no genera o destruye valor; es un marco perfecto a seguir cuando quieres mejorar la gestión de los procesos que intervienen en el desarrollo de tu producto, básicamente porque su objetivo es limpiar todas las “actividades” que no aportan valor y obtener a cambio un producto y una experiencia de calidad para tu cliente.

Por otra parte, tenemos Kanban, que como seguramente ya habrás escuchado es un método que tiene su origen en la industria manufacturera y proviene de la combinación de dos palabras que significan tarjeta visual. Esta metodología consiste en dividir tu proceso en fases y distribuir las labores de modo efectivo, con lo que aseguras un flujo de trabajo ordenado, una buena gestión de prioridades y favorecer la coordinación en tu equipo.

El método se lleva a cabo plasmando las etapas de construcción de tu producto en forma visual, por lo que te permite identificar posibles cuellos de botella y atenderlos de manera rápida. A modo personal, si estás partiendo con el tema de la agilidad, lo consideramos un buen aliado para iniciar.

Luego, tenemos Scrum ¡y cabe destacar mi marco de trabajo favorito! Scrum está basado en un proceso empírico, donde el equipo va aprendiendo mediante la práctica y la adquisición de experiencia; sirve para construir productos complejos de forma sostenida.

Aunque también es cierto que requiere ciertas condiciones para que su implementación pueda funcionar adecuadamente, como asignar roles, que es un punto clave para trabajar de la mano con el negocio en el descubrimiento del producto y en la priorización de sus requisitos.

Finalmente te preguntarás cuál es nuestra recomendación… Y te repetiremos lo mismo que  en el post anterior: la metodología a utilizar dependerá de tu proyecto y tu entorno de trabajo.

Pero definitivamente si están iniciando con agilidad, y en tu organización aún no existe mucha experiencia en el tema, te sugerimos partir con Kanban por ser una de las metodologías más fáciles de adoptar, que te permitirá darle visibilidad al caos y luego conseguir apoyo dentro de tu organización para cambiar la cultura de trabajo y posteriormente migrar a un framework un poquito más estructurado como Scrum.

¡Esperamos haberte ayudado!
No dejes de seguir nuestro próximo post, donde estaremos compartiendo un poco más de información sobre cómo partir con Kanban.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *